Acceda a: Página oficial del FIDA Español | Português | English
Comunidad | Blog | Contacto

Harina de algarroba en Argentina

La harina de algarroba se consume básicamente en dos formas: una de mayor volumen, vinculada a las grandes empresas de alimentos (Georgalos, ARCOR, entre otras) que la utilizan para la fabricación de galletas. En el año 2011 se importaron unas 200 toneladas desde España, pero cabe aclarar que esta harina proviene del algarrobo europeo Ceratonia silicua y no es producida artesanalmente y de forma orgánica como la que producen los campesinos del norte de nuestro país, sino que es un subproducto industrial. 

La otra forma de consumo está vinculada a las tradiciones culturales de la región chaqueña y de la agricultura familiar y se refiere a la harina de algarrobo producida con las vainas del Prosopis sp. Elaborada en forma artesanal y familiar en la mayoría de los casos, su destino es el autoconsumo y la venta de productos en forma local y en ferias francas, entre otras. 

A fines del 2012, en el marco de instituciones y programas nacionales (PSA, PRO Huerta, SsAF, INTA-IPAF, MDS, ONG) se identificó este alimento como parte de la cultura chaqueña, como defensa de los bosques nativos y cuidado del medio ambiente. A partir de esto surgieron por un lado proyectos comunitarios y grupales para equipamiento con pequeños molinos y otros elementos para el almacenamiento y conservación de la harina de algarrobo (plásticos, recipientes, etc.), y por el otro, la elaboración de productos para su consumo y venta.

Adicionalmente, en el código alimentario argentino se incorporó en septiembre del 2010 a la harina de algarrobo producida con la vaina más las semillas (Artículo 681 bis).

Usos y aplicaciones de la harina de algarroba

La harina de algarroba es un alimento que merece probarse por nutritivo y sabroso. s naturalmente dulce y no contiene estimulantes u otras drogas. Recogida en su justo punto de madurez, la chaucha del algarrobo brinda una harina aromática y muy dulce, con sabor bastante parecido al cacao y con muchas propiedades nutricionales y terapéuticas. Proveniente de las semillas del fruto del algarrobo, que crece en largas vainas con forma de cuernos, la harina se produce a partir de la molienda de dichas vaina. Dentro de ellas están las semillas, y una proporción de éstas, aunque baja, es parte de la harina (la semilla queda como un excedente de la molienda).

La algarroba ha sido largamente utilizada como sustituto para el chocolate en recetas para dulces y horneados más saludables. A diferencia del chocolate, que crea acidez en el cuerpo, la algarroba es alcalina. Además implica utilizar menos azúcar, dado que el polvo de algarroba es naturalmente más dulce que el cacao. Los alimentos que se producen a escala artesanal o en pequeños establecimientos suelen venderse en las dietéticas o en casas de comidas naturales. Los budines y caramelos de algarroba hace tiempo que están, pero no todos los conocen.

El fruto del algarrobo, que contiene una pulpa dulce y de color amarillo, tiene varios destinos y se usa como un sucedáneo del café, como miel, para hacer licor y, especialmente, como una harina blanca o tostada, dulzona y orgánica, porque no contiene conservantes ni agroquímicos.

Propiedades de la harina de algarroba

La algarroba pertenece a la familia de las legumbres. Su harina es más baja en grasas y calorías. No contiene cafeína ni otros estimulantes del cacao. Su dulzor es natural (tiene azúcares). Es fuente de proteínas, hidratos de carbono, fósforo, potasio, calcio, hierro, pectina, lignina y vitaminas A, B1 y B3.

Las fibras que contiene benefician la flora intestinal y disminuyen las bacterias e incrementan los lactobacilos. Asimismo, la pectina aporta propiedades como la laxante, coagulante, bactericida, preventiva del cáncer, reductora del colesterol y elimina metales pesados y substancias tóxicas del organismo, protegiendo la mucosa intestinal.

Contiene taninos que evitan la formación de las cancerígenas nitrosaminas, actúan como antinflamatorios, antirreumáticos y son beneficiosos para el corazón y los pulmones.

Composición

40-50% de azúcares naturales (fructuosa, glucosa, maltosa y sacarosa); Minerales (posee hierro, calcio, magnesio, fósforo, cinc, silicio, manganesio y cobre, destacándose por su gran contenido de potasio y bajo contenido de sodio); 11% de proteínas, siendo muy rica en triptófano; Vitaminas: presencia de A, B1, B2, B3, C y D; Gluten: no posee, por lo que es apta para celíacos; Grasas: posee solo un 3%; Fibras: muy rica. Cuantitativa (13%), cualitativamente posee fibras solubles como pectina y lignina; Contiene tanino.

AddThis Social Bookmark Button