¿Qué puede interesar a la COPROFAM del acuerdo de asociación entre el Mercosur y la UE?

 

El acuerdo de asociación entre los países del Mercosur y la Unión Europea, suscrito el pasado 28 de junio de 2019, genera expectativas y provoca el análisis de lo convenido por parte de diversos actores, entre los que se encuentra la COPROFAM (Confederación de Organizaciones de Productores Familiares del Mercosur Ampliado), en procura de identificar las oportunidades y amenazas para sus afiliados en este nuevo escenario.

Este acuerdo Mercosur-UE es más que un tratado comercial; incluye diálogo político y acciones de cooperación. Su plazo mínimo de entrada en vigor previsto es de dos años, es decir, en el mejor de los casos se podría implementar a partir del 2021.

El mercado involucrado corresponde a 800 millones de consumidores (11% del total de la población mundial) y representa casi el 25% del PBI mundial. La UE tiene 500 millones de personas, con un PBI per cápita de USD 34.000, que conforman el 20% del PBI mundial.

El acuerdo elimina los aranceles para las exportaciones del 93% de los productos del Mercosur a la UE, y le da un trato preferencial al 7% restante. El 70% de los aranceles de la UE serán eliminados en cuanto entre en vigencia el acuerdo. Los restantes serán desgravados en un plazo de tres, siete y diez años.

En contrapartida se liberaliza el 99% de las importaciones agrícolas del Mercosur. Para el 82% de estas se eliminan los aranceles y para el 18% se ofrecen cuotas o preferencias. Se excluyen solamente unos 100 productos.

Ambos bloques harán concesiones de acceso a través de cuotas para sus productos sensibles: carne, arroz, azúcar, etanol, miel y lácteos. Desde esta perspectiva se pueden identificar potenciales ganadores regionales como el sector cárnico, arrocero, cítrico y apícola. Al mismo tiempo, también se encuentran potenciales perdedores regionales con el sector lácteo y vitivinícola.

 Por otro lado, el acuerdo reserva los mecanismos de admisión temporaria, drawback y zonas francas en el Mercosur, se preservan espacios de compras públicas en la región específicamente ligados a programas de apoyo a la agricultura familiar, y en contrapartida se compromete el cumplimiento de compromisos medioambientales y laborales y de normas vinculadas a la responsabilidad social empresarial (RSE). Sin embargo, no se flexibiliza ningún estándar sanitario, se eliminan las tasas a las importaciones que hay en el Mercosur en 3 años, y se establecen mecanismos para facilitar la participación de las pymes en el comercio internacional.

Como un antecedente para Mercosur vale observar lo sucedido con Chile, que firmó su primer acuerdo con la UE en 2003. En tal sentido, se presentan algunos indicadores de la marcha de dicho acuerdo:

  • Las exportaciones de Chile a UE crecieron hasta 2017 (15 años) a razón del 6% anual: pasaron de USD 8.578 millones a USD 18.410 millones.
  • La UE se transformó en el tercer socio comercial de Chile, con aproximadamente el 15 % de sus exportaciones.
  • La UE es el mayor inversor extranjero en este país, con casi el 40% del stock de inversiones (liberados por España 57% y Reino Unido 20%).
  • El 40% de las empresas que exportan a Chile son calificadas como pymes (menos de 199 empleados y menos de USD 4 millones de facturación anual).
  • Algunos rubros destacados de las exportaciones chilenas a la UE son los productos de la pesca y la acuicultura, vinos, frutos secos, frutos deshidratados, frutos congelados, frutos en conserva, frutos frescos (palta, limón, mandarina, naranja, peras), semillas de hortalizas, carne vacuna, aceite de oliva.

 

 

Copyright © 2014 :: Programa FIDA.MERCOSUR.CLAEH :: Todos los derechos reservados