Certificación orgánica con perspectivas renovadas: un instrumento para el afincamiento de los jóvenes en el campo

En la categoría "Jóvenes en acción", el primer premio del II Concurso de Buenas Prácticas en Agricultura Familiar fue asignado a la experiencia que postuló Marita Claudete Minetto, de Brasil. En diálogo con Fidamercosur Claeh, Minetto contó por qué su experiencia es replicable y cómo puede contribuir a ayudar un problema grave: la ausencia de jóvenes en el campo.

 —¿En qué consiste la experiencia ganadora que representa?

—La experiencia fue sobre el retorno de jóvenes, muchachos y muchachas de aquí, al medio rural. Hay un fenómeno de vaciamiento del campo, del medio rural, porque los jóvenes no quieren quedarse. Pero en función de la producción de alimentos orgánicos esos jóvenes vislumbraron una posibilidad de volver a sus casas a explotar el potencial de la propiedad como fuente de renta, y también a acompañar a sus padres en la propiedad rural. Porque los padres ya están en una edad avanzada, y si los jóvenes no se quedan en el campo, dentro de algunos años no va a haber quién trabaje. La producción de orgánicos a través de la certificación les permitió a esos jóvenes vislumbrar una fuente de renta y un negocio para permanecer en el campo.

—¿Esto es en qué zona de Brasil?

—En el noroeste del estado de Río Grande del Sur, en el límite con Argentina, con la provincia de Misiones.

—¿Cómo se dio esta experiencia?

—Hice un trabajo escrito, un artículo sobre las propiedades que obtuvieron certificación orgánica y las familias integradas al proceso de certificación orgánica en la región. El artículo era para concluir mi posgraduación. Y en las visitas y entrevistas en las propiedades rurales vi que había jóvenes retornando a las propiedades. Entonces cuando me enteré del concurso resolví escribir sobre eso. De las 30 propiedades rurales que visité, en siete ya han retornado 11 jóvenes. Esos jóvenes tuvieron una experiencia urbana y están retornando a la propiedad en función de esa apertura de posibilidades de negocios.

—Fue algo que tú observaste, pero no fue un proyecto específico…

foto 3

—El proyecto específico fue el proyecto de certificación. Visitamos todas las propiedades rurales en proceso de certificación orgánica y en estas visitas y a partir de mis entrevistas constaté este hecho y resolví relatarlo. Yo trabajo en la EMATER, la Asociación Riograndense de Empresas de Asistencia Técnica y Extensión Rural. Hacemos extensión rural, asesoramiento y asistencia técnica a los agricultores de nuestro estado. Esa certificación fue en asociación con una ONG llamada Asociación Regional de Educación, Desarrollo e Investigación, de nuestra ciudad, que está vinculada con la red de agroecología Ecovida. En la Asociación formamos un equipo y visitamos las propiedades que tenían interés en la certificación. El trabajo se desarrolló desde 2013 hasta el momento de la certificación y la concreción de mejores posibilidades de negocios.

—¿Por qué lo orgánico abre mejores posibilidades de negocio?

—Porque es un producto diferenciado, porque la gente está preocupada por la calidad de los alimentos que consume. Hay muchas personas que buscan ese tipo de alimento. Y en nuestro país cuando se vende a mercados institucionales vinculados al Estado o a las entidades federales, estas pueden pagar un adicional de hasta 30 % del valor del producto por ser orgánico.

—¿Cómo es la certificación que hacen? ¿Analizan químicamente los productos? ¿Cómo se certifica?

—Hay tres formas de certificación. Aquí hacemos la certificación de conformidad orgánica, en que los agricultores se visitan entre sí y son orientados sobre de qué forma deben cuidar las propiedades. Se hacen visitas e inspecciones minuciosas de las propiedades que están dentro de la certificación. Incluso visitas del Ministerio de Agricultura, que es el órgano máximo del país dentro de este ramo.

—¿Es una certificación basada en visitas?

—Sí, ellos reciben orientación de grupos de técnicos sobre cómo producir un alimento orgánico. Así es como nosotros nos colocamos, como orientación técnica para los agricultores. La Emater orienta en la producción de alimentos limpios, sin uso de agrotóxicos.

concurso170521 foto 6

—¿Cómo capitalizan la certificación? ¿Tienen un sello, usan un distintivo?

—Tienen un sello que se coloca en el producto, que es un certificado expedido por el Ministerio de Agricultura.

—¿Por qué te parece que es una buena experiencia? ¿En qué medida puede extenderse?

—Tiene grandes posibilidades de extenderse y de ser replicado porque es un proceso en que la mejoría de la calidad de vida, la calidad de los alimentos para los consumidores, el mercado de alimentos orgánicos está en gran expansión… Creo que esta es una buena experiencia pues viene a resolver un problema en el medio rural: la ausencia de jóvenes.

concurso 170521 foto 1

 

Copyright © 2014 :: Programa FIDA.MERCOSUR.CLAEH :: Todos los derechos reservados