Paraguay: la diversificación de la finca de un productor en Carayó

Niño Vidal Toledo, de 41 años, vive en la colonia Nicolás Bo del Distrito de Carayaó, departamento de Caaguazú, distante 165 kilómetros de Asunción. Carayaó es un municipio pequeño pero organizado, con pobladores muy hospitalarios.

Sobre el nombre de Carayaó, existe la versión que habla de un famoso médico naturalista que para sus curaciones se valía de la ropa de los enfermos. De ahí el nombre, en guaraní "Karaó-aó", que en español significa algo así como "el hombre de la ropa".

170520 expe py 1

Toledo vive en el área rural con su esposa Rosana Ortiz y su hijo Willian Vidal Toledo. Además viven con ellos sus padres y dos hermanos, con quienes manejan la finca de cinco hectáreas. 

El productor es miembro del comité 15 de Julio, que tiene 32 integrantes. Su cónyuge integra el Comité de Mujeres Unidas, que tiene 16 integrantes. Ambos comités están integrados a la Asociación de Productores de Carayaó, denominada APRAC.

La finca de Toledo está diversificada y tiene rubros tanto para el autoconsumo como para la renta. Posee producción hortícola en una superficie de 10 x 20 metros, donde cultiva especies como cebollita de hojas, rabanito, zanahoria, perejil, cilantro, lechuga. En algunas ocasiones también siembra cebolla en cabeza. 

Además, cultiva rubros de la chacra, principalmente mandioca, maíz, zapallo, calabaza, sandía y melón. También siembra locote (aproximadamente 2.000 plantas). 

Posee plantas de yerba mate (Ilex paraguayensis), cuyas hojas transforma, de forma artesanal, para obtener yerba mate para el consumo. En la proyección de la Asociación está la instalación de una fábrica de yerba mate agroecológica.

170520 expe py 2

Para la producción animal, Toledo cuenta con un gallinero de 120 metros cuadrados con techo de chapa zinc y tejido de alambre. También posee chiqueros (con una superficie de 12 metros cuadrados) y un dormidero para las vacas. 

Tiene cinco cerdos, 60 gallinas y cuatro vacas. Estos animales son para el consumo familiar y para la venta. Las gallinas son comercializadas en la feria (entre una y dos). A los cerdos algunas veces lo vende como lechones, con un promedio de 20 a 25 kilos de carne. Cuando faena alguna vaca deja la mitad de la carne para el consumo y vende la otra mitad. 

Toledo y su familia practican la agroecología y lo hacen en la huerta, en la chacra y con los animales. Han sido apoyados técnicamente en sus inicios por la Pastoral Social de Coronel Oviedo.

Asocia los cultivos en la huerta y en la chacra. Por ejemplo, asocia maíz con zapallo, árboles forestales con frutales… Y las distintas especies hortícolas en el tablón: zanahoria con perejil, lechuga con rabanito. También cuenta con plantas aromáticas, como manzanilla, menta, ruda y plantas con flores que sirven como repelentes de las plagas y atraen a los insectos benéficos. 

Para fertilizar el suelo usa abonos verdes tales como mucuna y cannavalia. También abono orgánico como estiércol de vaca bien descompuesto y realiza el compost para después utilizarlo tanto en la chacra como en la huerta. Además utiliza los rastrojos después de realizar las podas de los árboles, los cuales aplica alrededor de las raíces de los arboles forestales que sirven como cobertura.

170520 expe py 3

Para controlar parásitos en los animales, machaca caña de azúcar y coloca el jugo en los bebederos, especialmente de aves. Para parásitos externos (insectos chupadores como las garrapatas y la ura) aplica aceite negro por todo el cuerpo de la vaca. Otra forma de realizar el control es con el jugo de limón. Lo coloca en los bebederos de los animales para así prevenir el virus en las aves principalmente. Elabora igualmente preparados botánicos y utiliza el paraíso como insecticida natural. Lo aplica para controlar pulgón, principalmente en el poroto. También realiza el preparado de cebolla y ajo para controlar hongos en tomate, locote y otros cultivos como el maíz.

Hace aproximadamente nueve años el productor dejó de utilizar agroquímicos y fertilizantes. Tampoco queman los restos vegetales ni deforestan en la finca. 

Toledo menciona que con la producción agroecológica se obtienen muchas ventajas, entre ellas la seguridad alimentaria y la venta a mejor precio en el mercado. Habla además de la preferencia de los consumidores por productos más sanos y de la comercialización directa al consumidor.

Entre las necesidades que tiene el productor se encuentra la falta de mejores infraestructuras (como sistemas de riego y media sombra), más capacitaciones para controlar plagas y enfermedades, entre otras.

En cuanto a la comercialización, Toledo vende sus productos en la feria local del centro urbano de Carayaó una vez por semana, los días viernes. Además participa de entre dos y tres ferias anuales en Asunción (la llamada Jakarú porä haguä, Para comer bien) apoyada por la ONG Decidamos. En esa feria vende maíz, mandioca, maní, poroto, banana, mamón, naranja, pomelo, limón, gallina casera, carne de cerdo, queso y huevo casero.

170520 expe py 5

Entre los principales aprendizajes que ha tenido Toledo en las prácticas de la finca se encuentran la no quema de los restos vegetales, la no deforestación, la utilización de los abonos orgánicos, el cultivo de los abonos verdes y el equilibrio biológico con la aparición de mayor cantidad de insectos polinizadores y menor aparición de plagas en sus parcelas con la aplicación del sistema de producción agroecológico.

 

La diversificación de la finca de un productor en Carayó – “kara-ao”

Niño Vidal Toledo, de 41 años, vive en la colonia Nicolás Bo del Distrito de Carayaó, departamento de Caaguazú, distante 165 kilómetros de Asunción. Carayaó es un municipio pequeño pero organizado, con pobladores muy hospitalarios.

Sobre el nombre de Carayaó, existe la versión que habla de un famoso médico naturalista que para sus curaciones se valía de la ropa de los enfermos. De ahí el nombre, en guaraní "Karaó-aó", que en español significa algo así como "el hombre de la ropa".

Toledo vive en el área rural con su esposa Rosana Ortiz y su hijo Willian Vidal Toledo. Además viven con ellos sus padres y dos hermanos, con quienes manejan la finca de cinco hectáreas.

El productor es miembro del comité 15 de Julio, que tiene 32 integrantes. Su cónyuge integra el Comité de Mujeres Unidas, que tiene 16 integrantes. Ambos comités están integrados a la Asociación de Productores de Carayaó, denominada APRAC.

La finca de Toledo está diversificada y tiene rubros tanto para el autoconsumo como para la renta. Posee producción hortícola en una superficie de 10 x 20 metros, donde cultiva especies como cebollita de hojas, rabanito, zanahoria, perejil, cilantro, lechuga. En algunas ocasiones también siembra cebolla en cabeza.

Además, cultiva rubros de la chacra, principalmente mandioca, maíz, zapallo, calabaza, sandía y melón. También siembra locote (aproximadamente 2.000 plantas).

Posee plantas de yerba mate (Ilex paraguayensis), cuyas hojas transforma, de forma artesanal, para obtener yerba mate para el consumo. En la proyección de la Asociación está la instalación de una fábrica de yerba mate agroecológica.

Para la producción animal, Toledo cuenta con un gallinero de 120 metros cuadrados con techo de chapa zinc y tejido de alambre. También posee chiqueros (con una superficie de 12 metros cuadrados) y un dormidero para las vacas.

Tiene cinco cerdos, 60 gallinas y cuatro vacas. Estos animales son para el consumo familiar y para la venta. Las gallinas son comercializadas en la feria (entre una y dos). A los cerdos algunas veces lo vende como lechones, con un promedio de 20 a 25 kilos de carne. Cuando faena alguna vaca deja la mitad de la carne para el consumo y vende la otra mitad.

Toledo y su familia practican la agroecología y lo hacen en la huerta, en la chacra y con los animales. Han sido apoyados técnicamente en sus inicios por la Pastoral Social de Coronel Oviedo.

Asocia los cultivos en la huerta y en la chacra. Por ejemplo, asocia maíz con zapallo, árboles forestales con frutales… Y las distintas especies hortícolas en el tablón: zanahoria con perejil, lechuga con rabanito. También cuenta con plantas aromáticas, como manzanilla, menta, ruda y plantas con flores que sirven como repelentes de las plagas y atraen a los insectos benéficos.

Para fertilizar el suelo usa abonos verdes tales como mucuna y cannavalia. También abono orgánico como estiércol de vaca bien descompuesto y realiza el compost para después utilizarlo tanto en la chacra como en la huerta. Además utiliza los rastrojos después de realizar las podas de los árboles, los cuales aplica alrededor de las raíces de los arboles forestales que sirven como cobertura.

Para controlar parásitos en los animales, machaca caña de azúcar y coloca el jugo en los bebederos, especialmente de aves. Para parásitos externos (insectos chupadores como las garrapatas y la ura) aplica aceite negro por todo el cuerpo de la vaca. Otra forma de realizar el control es con el jugo de limón. Lo coloca en los bebederos de los animales para así prevenir el virus en las aves principalmente. Elabora igualmente preparados botánicos y utiliza el paraíso como insecticida natural. Lo aplica para controlar pulgón, principalmente en el poroto. También realiza el preparado de cebolla y ajo para controlar hongos en tomate, locote y otros cultivos como el maíz.

Hace aproximadamente nueve años el productor dejó de utilizar agroquímicos y fertilizantes. Tampoco queman los restos vegetales ni deforestan en la finca.

Toledo menciona que con la producción agroecológica se obtienen muchas ventajas, entre ellas la seguridad alimentaria y la venta a mejor precio en el mercado. Habla además de la preferencia de los consumidores por productos más sanos y de la comercialización directa al consumidor.

Entre las necesidades que tiene el productor se encuentra la falta de mejores infraestructuras (como sistemas de riego y media sombra), más capacitaciones para controlar plagas y enfermedades, entre otras.

En cuanto a la comercialización, Toledo vende sus productos en la feria local del centro urbano de Carayaó una vez por semana, los días viernes. Además participa de entre dos y tres ferias anuales en Asunción (la llamada Jakarú porä haguä, Para comer bien) apoyada por la ONG Decidamos. En esa feria vende maíz, mandioca, maní, poroto, banana, mamón, naranja, pomelo, limón, gallina casera, carne de cerdo, queso y huevo casero.

Entre los principales aprendizajes que ha tenido Toledo en las prácticas de la finca se encuentran la no quema de los restos vegetales, la no deforestación, la utilización de los abonos orgánicos, el cultivo de los abonos verdes y el equilibrio biológico con la aparición de mayor cantidad de insectos polinizadores y menor aparición de plagas en sus parcelas con la aplicación del sistema de producción agroecológico.

Copyright © 2014 :: Programa FIDA.MERCOSUR.CLAEH :: Todos los derechos reservados