Cooperativa Carolina: ejemplo de superación y buena vecindad

La cooperativa Carolina fue fundada el 7 de febrero de 2009, tras un proceso de cooperación que venía prestando la colonia menonita Friesland a las comunidades campesinas de su entorno inmediato. 

 Esa cooperación había tenido su inicio en los albores de la década de los 2000, y siguió prácticamente sin interrupciones. En ese lapso contó con el apoyo financiero de AVINA, IMO y Cooperativa Friesland. 

La experiencia de cooperación vecinal ha abarcado nueve compañías rurales del departamento de San Pedro, ocho de ellas pertenecientes al distrito de Itacurubí del Rosario y una perteneciente al distrito de San Estanislao.

Sobre la base de los avances organizacionales alcanzados, logra constituirse la empresa cooperativa, a la cual la colonia Friesland ha venido brindando significativo apoyo en la búsqueda de su consolidación en carácter de empresa asociativa cooperativa.

IMG-20171113-WA0015 Coop Carolina - Da de campo capacitacin a productoras

Entre las principales áreas que abarca el apoyo se menciona el área administrativa-gerencial, el área de créditos para inversión y capital operativo, el área de apoyo técnico a la producción (rubros de renta y de autoconsumo), el área de acopio y comercialización conjunta de granos y leche, el área de elaboración y comercialización de balanceados, el área de economía del hogar y nutrición (trabajo principalmente con mujeres), las áreas sociales de educación (instituciones educativas), caminos, salud, y el almacén de consumo.

Conforme a información proporcionada por el presidente de la cooperativa, Miguel Riquelme, asciende a siete personas con diferentes calificaciones técnicas (incluyendo la función de gerencia) las que son costeadas por la Cooperativa Friesland, en el marco de su programa Covesap, para efectivizar las principales líneas de apoyo a la cooperativa Carolina.

La cantidad total de socios y socias aumentó de 400 en 2015 a 420 en 2017. Sin embargo, dicha cuantía de la masa societaria registra alrededor de 15% de inactividad, es decir la proporción de asociados que mantienen activas sus operaciones productivas, comerciales, financieras, entre otras, se encuentra en torno del 85% de la membresía total. En general, la membresía de la cooperativa se compone de productores y productoras de pequeña escala.

IMG-20171113-WA0012 - Local de la  Coop en Colonia Carolina

Las comunidades involucradas en esta experiencia organizativa forman parte de una de las regiones más tradicionales del sector campesino paraguayo: San Pedro Sur. Este podría constituir un factor clave que explica por qué a tantos años del inicio del acompañamiento por parte de los técnicos sostenidos desde la cooperativa Friesland, el desarrollo organizacional no ha alcanzado aún el nivel de consolidación que se aproxime a la autogestión. Manifestó el presidente, Riquelme: “para mí que nos falta todavía bastante en cuanto a la conciencia asociativa y esa es la razón por la cual tenemos numerosos vecinos que están como socios pero no activan y se manejan mayormente en forma individual. Tenemos un marcado déficit en cuanto al sentido de responsabilidad; yo diría que por ahí ese 85% de socios que son más activos podrían estar avanzando razonablemente en la toma de conciencia asociativa”.

La producción de leche ha sido incentivada entre los asociados, tratando de que estos aprovechen la ventaja que ofrece el tener como aliada muy cercana a la cooperativa Friesland, que cuenta con una planta de procesamiento de productos lácteos, con un importante margen de expansión de su demanda de leche cruda. Ya desde la década del 2000, iniciativas sectoriales como el Proyecto Paraguay Rural (MAG/FIDA) brindaron significativos impulsos al desarrollo de la lechería en la Cooperativa, financiando a fondo perdido la compra de los primeros equipamientos para el acopio de leche, que Carolina comenzó a entregar a la planta de la cooperativa Friesland. Esos equipamientos incluyeron dos centros de acopio dotados con equipos de frio con una capacidad total de 2.000 litros.

IMG-20171113-WA0007 Coop Carolina  Feria de Productos agroalimentarios

Sobre las bases establecidas en esos años iniciales, en el año 2015 se iniciaba una nueva fase de cooperación externa con la cooperativa por parte de Fecoprod, que con apoyo de Usaid estaba ejecutando el Programa Cadenas de Valor Inclusivas, en cuyo contexto se iniciaron contactos que desembocaron en el financiamiento por parte del Programa de un plan de negocios que contempló la adquisición de nuevas unidades para almacenamiento y enfriamiento de leche.

Conforme a los datos proporcionados por el equipo técnico San Pedro del referido programa, para la cooperativa Carolina ese año inicial de la cooperación Fecoprod significó el boom lechero del año 2015. En cifras redondas, unos 40 productores/as de la cooperativa entregaron en ese año a la planta procesadora un total de 330.000 litros, equivalentes a una media mensual de casi 28.000 litros. Para el año 2016, con la cantidad de productores aumentada hasta alcanzar 52, el promedio mensual entregado experimentó un marcado descenso (17.000 litros), cifra que presenta signos de mejoría en 2017, ya que entre enero y junio el promedio mensual de las entregas ha ascendido a 21.000 litros.

Para este año 2017, la cantidad de productores activos en la entrega de leche se redujo a 36. En términos monetarios, la declinación del negocio ha implicado una reducción de unos 50 millones de guaraníes por mes en 2015 a unos 43 millones de guaraníes por mes en lo que va del 2017.

IMG-20171113-WA0008 Coop Carolina Cultivo de ssamo en finca de socio

Riquelme sostiene que son varios los factores que han incidido para la declinación. Uno de los principales se relaciona con las nuevas exigencias de compromiso, disciplina y responsabilidad que impone a las familias el sistema productivo tambero.
Un segundo factor se encuentra asociado con los bajos niveles de capitalización con que las familias se incorporaron al plan lechero, con marcadas carencias en cuanto a infraestructuras (como alambradas, cobertizos y otros) y recursos forrajeros. Esto implicó la exigencia de tomar créditos para equipar las fincas y, en algunos casos, la insuficiencia de los flujos de caja para cubrir los compromisos.

Paralelamente a todo el proceso de la producción láctea, con apoyo técnico y financiero de Israel la cooperativa ha iniciado con un grupo de seis socios la producción de hortalizas bajo condiciones de sombraje y riego, actividad que paulatinamente se convierte en una nueva opción productiva que en los próximos años podría experimentar importantes incrementos.

 

 

Copyright © 2014 :: Programa FIDA.MERCOSUR.CLAEH :: Todos los derechos reservados